En el estadio Zorros del Desierto, la esperanza de que Cobreloa lograra sumar tres puntos bajo la dirección del nuevo entrenador, Dalcio Giovagnoli, se desvaneció rápidamente. Lo que comenzó como un sueño terminó convirtiéndose en una pesadilla, cuando el equipo naranja sufrió una derrota de 0-4 ante O’Higgins.

Al finalizar el encuentro, Diego González ofreció explicaciones en la zona mixta y pidió disculpas repetidamente a los aficionados del Zorro, quienes soportan el difícil momento que atraviesa el equipo.

«Es una vergüenza terrible, una tristeza enorme para todos. En lo personal, no me queda más que pedir disculpas a la gente, al cuerpo técnico y a los dirigentes que han confiado en mí. No entiendo el rendimiento, ni a nivel individual ni grupal», afirmó.

El defensor agregó: “No soy mucho de hablar, doy la cara y no me queda más que pedir disculpas. Estamos muy lejos de lo que podemos dar, estamos al debe. Todos queremos estar arriba. Sé que después de tantos años en la B, jugar en primera es difícil, pero tampoco es para perder así todos los partidos”.

Uno de los refuerzos que llegó a Cobreloa este 2024 rechazó la pregunta sobre si el equipo tiene temor. “Miedo, jamás. Son errores. El rendimiento es bajo. En lo personal estoy bajo, muy al debe, y reitero que es una vergüenza. Siento vergüenza”, aclaró.

Para el final, el ex O’Higgins dio su receta para sacar la tarea adelante. “Con trabajo. Cambiamos el técnico, tuvimos un interino, no podemos cambiar a los 30 jugadores. El club debe tomar decisiones y hay que acatarlas. Si van a llegar refuerzos, si se van a tener que ir jugadores, hay que ponerle el pecho a las balas. Hay jugadores de experiencia que han jugado en equipos grandes y venimos acá y no hacemos las cosas que acostumbrábamos”, cerró.