El Liverpool volvió a los abrazos, venciendo 4-0 al Arsenal en la jornada 12 de la Premier League ese sábado, subiendo al segundo lugar en la tabla y presionando nuevamente al formidable Chelsea de Thomas Tuchel en la cima.

Los hombres de Jürgen Klopp recibieron a los Gunners en Anfield Road con una gran sed de triunfo, sobre todo después de la dura caída que habían sufrido el día anterior ante el West Ham de David Moyes.

Los Rojos tuvieron múltiples acercamientos en la primera parte, a los pies de Alexander-Arnold, Mohamed Salah y Diogo Jota, pero Aaron Ramsdale se cubrió en el aire, retrasó al máximo la caída de su pórtico y se consagró como figura.

Desafortunadamente para los Gunners, Sadio Mané remató un cabezazo descarado a los 39 ‘y rompió la resistencia del británico de 23 años para poner el 1-0 para el Liverpool.

En la segunda mitad, a pesar de las heroicas intervenciones de Ramsdale, la victoria de los Rojos tomó forma y fue inevitable debido a la nula reacción de los hombres de Mikel Arteta.

Diogo Jota hizo el 2-0 a los 52 ‘del partido y el faraón Salah aumentó el marcador a 73’, saltando y dominando el balón en el aire para marcar un 3-0 y dejar a los invitados en total consternación.

A los 76 ‘, Klopp trajo a Takumi Minamino para reemplazar a Jota, y en el primer balón que tocó el japonés de 26 años, marcó el 4-0 y la lápida en Anfield, sellando la victoria de los Rojos.

Con este resultado, el Liverpool alcanza los 25 puntos en la Premier League, sube del cuarto al segundo lugar y vuelve a presionar al líder Chelsea, que ostenta 29.

El Arsenal, por su parte, baja al quinto nivel de la tabla y se mantiene en la zona de la fase de grupos de la Europa League con 20 unidades.

Foto RedGol