La presión de último minuto sugiere que Chile tendrá que ganar tres de los cuatro juegos restantes en la clasificación sudamericana para al menos sentir un rayo de esperanza de llegar a la Copa del Mundo 2022 en Qatar.

Por ello, han preparado un plan B, o mejor C, con el C de Calama en el búnker de Martín Lasarte. La capital El Loa, ubicada a 2.260 metros sobre el nivel del mar, aparece como bastión candidato a ejercitar la localidad ante Argentina el 27 de enero, día 15 del Mundial.

La idea es aprovechar el histórico déficit de desempeño de la Albiceleste en condiciones de altitud, ilustrado con sus visitas a La Paz y Quito. Cuatro victorias, dos empates y cuatro derrotas ante Bolivia; y dos triunfos, un empate y tres caídas ante Ecuador.

Pero aún falta una definición, es decir, la valoración que tiene que hacer la ANFP en consulta con el cuerpo técnico de la selección chilena y los jugadores más influyentes de los Rojos, ya que el propio Gary Medel avanzó al final de la derrota ante Ecuador.

«Veremos si jugamos con los maestros (personal de apoyo) en Calama. Cualquier cosa que pueda ser para ganar algo, lo haremos», explicó Pitbull en vista de la logística especial para la región de Antofagasta.

Hay un detalle atractivo en el calendario para los Rojos, a saber, la oportunidad de aclimatarse a la altura antes de visitar a Bolivia en La Paz (3.640 m sobre el nivel del mar) directamente después del partido contra Argentina.

El estadio Zorros del Desierto reabrió sus puertas en 2015 y tiene una capacidad para alrededor de 12.000 espectadores. En partidos internacionales fue sede de la sede Iquique Sports de la Copa Libertadores 2018.

Incluso para la selección, el césped calameño no sería una novedad donde apareciera dos veces. En 1985, Chile recibió al club danés Vejle Boldklub en un amistoso, al que derrotó 5-0. Y en 2010, antes del Mundial de Sudáfrica, vencieron 3-0 a Zambia.

Foto SoyChile