Antofagasta ha dado un paso importante hacia su objetivo de terminar la temporada con un lugar para competir en la Copa Sudamericana. El equipo norteño derrotó al Ñublense 2-1 en los estadios Calvo y Bascuñán y alcanzó los 41 puntos en el sexto lugar y logró una ventaja de seis unidades en la clasificación internacional.

Los lugareños dejaron clara su mayor iniciativa en el norte desde el principio. Controlaron el balón y se posicionaron en el sector invitado, que inicialmente defendió en el campo con mucha demora. Evidentemente, si alguno de los equipos iba por la victoria era Antofagasta.

Cuando se cumplieron los seis minutos, Tobías Figueroa anunció lo que vendría después. Ganó con un cabezazo en el segundo palo y la frente pasó cerca de la portería de Hernán Muñoz. A los 9 ‘el delantero no falló: pegó en la espalda a los defensores de Chillanejos, esquivó a Manuel Turra en el cruce y acertó con un disparo bien colocado.

Ñublense se mantuvo en su puesto de esperar avances locales para sorprender con contraataques. El lugar siguió dominando el proceso y al llegar Eduard Bello inundó y mandó un centro al que casi ni Figueroa ni Cristopher Salas llegaron.

El lateral de Chillán acababa de hacer su primer acercamiento con un remate de Maximiliano Quinteros, que se fue a escasos metros del poste derecho. De todos modos, era una señal de que al menos avanzaría sus líneas en el campo. Aunque este fue el caso y también controló más el balón, no creó ningún peligro.

Antofagasta retrocedió en el campo y esperó a que el rival avanzara con un eficiente bloqueo de presión en la zona central. Y durante una de sus misiones, nuevamente se tomó un descanso del juego. Salas corrió hacia la izquierda, disparó un costado que terminó en un disparo inaccesible. En el minuto 44, el héroe local ganó con razón 2-0.

Sin embargo, a la vuelta del descanso, el equipo visitante dio la señal de que no estaba perdido. Matías Moya acosó a Nieto luego de la atajada de Ignacio González en un tiro de Quinteros, y el empate de Antofagastino golpeó al argentino en el primer golpe (49). Ñublense creció asumiendo el proceso y tuvo otras oportunidades para lograr la igualdad.

Tanto impulso ofensivo se produjo a expensas de los forasteros. Sintieron el esfuerzo y abandonaron el juego. Con los locales tampoco haciendo mucho por atacar, el partido inició un largo momento de falta de ritmo e intensidad. Ambos partidos, el local Diego Reveco y el visitante Jaime García, realizaron sustituciones para cambiar la visión del campo.

El tramo final del juego se llevó a cabo en los términos esperados. Los Chillanejos fueron en busca del empate con todo, no con la claridad del inicio de la adición, sino con mucho brío. Al final no hubo acciones significativas y Antofagasta ganó 2-1.

Foto AsChile