Los nuevos propietarios de Newcastle, un consorcio liderado por Arabia Saudita, quieren que el club dé un gran paso en enero. Así dice el Daily Express, que se centra en dos nombres: el jugador del FC Barcelona Philippe Coutinho y el centrocampista de la Juventus Aaron Ramsey.

El objetivo de las nuevas pistas de mogul es que el equipo dé un salto competitivo tras la apertura del mercado de invierno. El club del noreste de Inglaterra perteneció al británico Mike Ashley, que lo vendió por unos 333 millones de euros.

El club está ahora en manos del fondo de inversión saudí PCP Capital Partners y los hermanos David y Simon Reuben. Una compra que representa un cambio de paradigma para Newcastle, y no solo por el cambio de rumbo. Se estima que la fortuna de los nuevos propietarios es superior a la de los propietarios del municipio, una aproximación que habla a favor de la nueva visión deportiva del club.

Con este capital en Inglaterra no extraña a nadie que el Newcastle ya busque fichajes de impacto inmediato. Coutinho y Ramsey responden a ese perfil. Al de jugador con experiencia en la Premier capaz de marcar diferencias.

El paso del brasileño por el Liverpool aún lo recuerdan en la Premier. Y además su posición en el Barça, donde no se espera que sea titular cuando Koeman recupere todos sus efectivos, hacen que pueda ser un fichaje muy asequible. Más aún con las urgencias económicas del club azulgrana.

Koeman le está dando minutos a Coutinho para que recupere su mejor versión, pero tras una grave lesión aún está lejos de su mejor condición física. El técnico holandés está tratando de crear el mejor contexto para Coutinho, que ha ocupado la posición de 10 en el campo en los últimos encuentros.

El técnico holandés introdujo esta variante para que el brasileño se sintiera cómodo en el campo, ya que nunca llegó a su fin como extremo izquierdo en el Barcelona.

Foto FutbolTotal