Al inicio de las fiestas patrias, la Roja igualo con Uruguay 2-2 en un nuevo partido de prueba. En la primera, que tuvo lugar a puerta cerrada en Juan Pinto Durán el pasado miércoles, la selección nacional ganó 1-0. Hoy fue el escenario de Santa Laura.

Los primeros pasos del duelo fueron un gran dolor para Chile. Sin ir más lejos, la selección uruguaya ya había inquietado a Campos a los 17 segundos con un remate de Birizamberri que pegó en el larguero. Pero no fue lo único: a los 2 ‘, Velazco pisó el área de penalti tras un córner y volvió a sacudir la horizontal.

El argumento de Uruguay fue la alta presión sobre el sector izquierdo del interior nacional. Pero a medida que pasaban los minutos, La Roja se sentó en el campo y fue el centro de atención. A los 7 ‘dio su primera advertencia de balón parado: un tiro libre de Lara, que rebasó una barrera muy mal armada, pegó en el larguero.

Fue una opción que animó al elenco de Letelier, que luego creó tres ocasiones de gol en apenas seis minutos. Urrutia, Acuña y Guerrero anotaron puntos. El primero y el tercero cabecearon mientras el segundo remataba al área desde la derecha. Por supuesto, todos fallaron debido a la definición.

El jefe rápidamente sorprendió a todos con su acuerdo. Estaba sola debajo del arco, pero no apuntaba con la frente en la dirección correcta. Así que tomó su cabeza y luego la bajó. También cubrió su rostro. No lo podía creer. Sin embargo, se animó y regresó a su área. Había que renunciar a la oportunidad perdida.

Y así fue, porque Acuña dio la vuelta a la historia. A los 39 ‘, instalado en el área chica, utilizó un pase de Zamora y abrió la cuenta con un cabezazo. Lo hizo minutos después de volver a visitar la puerta de Olivera. Pero no había tenido tanta suerte en esta ocasión.

Foto AsChile