Dinamo iguala 0-0 ante el Benfica en la primera fecha de la Champions League

109

Dynamo Kyiv y Benfica firmaron hoy un empate 0-0 en Ucrania en un partido claramente dominado por el club portugués, a pesar de que el conjunto local ganó el partido con un gol de Shaparenko que fue anulado en la revisión externa.

El Benfica salió 3-4-3 con los extremos Grimaldo y Gilberto como Lanen uniéndose al ataque. Jorge Jesús metió por primera vez a un viejo amigo en el Dynamo de Kiev, el delantero ucraniano Roman Yaremchuk, que llegó a Lisboa procedente de Gante este verano. Por otro lado, los ucranianos del experimentado rumano Mircea Lucescu salieron con un 4-4-2, con el uruguayo Carlos de la Peña, que superó al Real Oviedo como centrocampista ofensivo en 2017, y con el jugador bielorruso Shkurin, que del CSAK Moscú fue cedido, como principal activo ofensivo.

El Benfica llegó a tomar el control del juego y tomó el control del balón desde el inicio, con una amenaza particular cada vez que el balón golpeaba los pies del extremo Rafa. Los verdaderos medios João Mário y Julian Weigl impusieron su derecha en el medio campo con una posesión superior al setenta por ciento al descanso.

En el minuto 33 la mejor ocasión del primer tiempo gracias a un robo del Everton brasileño, aunque el disparo de Sydorchuk fue despejado. Los minutos finales también vieron oportunidades para los benfiquistas, que no fallaron ni a Rafa ni a Yaremchuk, la segunda parte comenzó sin cambios y el Benfica continuó con tres ataques interiores a pesar de su excelente dominio.

El primer error se produjo en el minuto 46 tras una pasantía del exjugador del Barcelona Alejandro Grimaldo, que se estrelló contra el suelo y cruzó al área de penalti para el Everton, a pesar de que el balón pasó suavemente a manos del portero Boyko, que entró por el Málaga en la temporada 2016-2017.

En el minuto 54 hubo una de las oportunidades más claras. Un lío en el área del Dynamo y finalmente el balón casi cae en el área pequeña sobre Yaremchuk, que se estrella a voluntad contra el cuerpo del portero.

Y a falta de 30 minutos, Jorge Jesús decidió hacer un triple cambio. El uruguayo Darwin Núñez, la serbia Nemanja Radonjic y el austriaco Valentino Lazaro cedidos por el Inter de Milán. Yaremchuk, Gilberto y Everton se fueron.

Por su parte, Lucescu sacó la pista ofensiva de Shkurin y dio acceso a Denys Garmash, mediocampista ofensivo. El Dynamo intentó deshacerse del dominio portugués, pero en una ocasión tentativa como la del uruguayo Carlos de la Peña en el 66, apenas fue posible a pesar del disparo en el cuerpo del mediocampista argentino Otamendi.

En los últimos minutos, sin embargo, el protagonista del encuentro fue el joven medio ucraniano Shaparenko, internacional con la absoluta de su país.

En 1990 disparó al larguero del Dynamo, lo que obligó a Vlachodimos a realizar una magistral intervención en el rebote. En la esquina trasera, Shaparenko logró perforar la portería del Benfica a pesar de que el gol fue anulado por fuera de juego. Fue el único avance local en todo el partido que terminó en empate sin goles pese al dominio de los invitados.

Foto Marca