Carlos Carmona rompió el silencio tras su salida de Colo Colo y en conversación con Encancha desveló los duros momentos que vivió en una temporada inolvidable en el club, en la que se salvaron del descenso en un partido de definición ante la Universidad de Concepción. Asimismo, el actual volante del Coquimbo Unido confesó que a pesar de todo lo sucedido, dejó tranquilo a Macul y que la calma se convirtió en felicidad al firmar unos días con el elenco de seres queridos.

Finalmente, el Mundial 2010 con los Rojos en Sudáfrica fue un recordatorio de uno de sus hitos más importantes con los Albos en este equipo, que llegó a los cuartos de final de la Copa Libertadores 2018, donde perdió ante Palmeiras de Luiz Felipe Scolari. . Tuvimos que pasar por una situación complicada pero creo que aprendí que los grupos hacen avanzar las cosas, al final asumimos una tarea que era impensable para Colo Colo, no es un equipo que juega estas cosas pero estábamos en una situación tan enredada y así podríamos seguir adelante. Aprendí esa creencia, y cuando los grupos están unidos, pueden hacer las cosas.

Fue muy difícil para todos. Cuando llegó Quinteros no tuve la oportunidad de empezar y luego, a medida que avanzaban los partidos, tuve esa oportunidad. He tratado de dar lo mejor de mí tanto dentro como fuera de la cancha, cuando pasas por situaciones tan extremas es bueno tener conversaciones y estar pendiente de la parte psicológica y creo que las personas más experimentadas junto con los jóvenes todo da nuestro poder para salir de esta situación porque la verdad es que no nos lo merecíamos a pesar de que fuimos nosotros los que pisamos el campo. Lo bueno es que esto se empujó hacia adelante y no nos quedamos en la historia negra del club, lo cual hubiera sido una lástima. A veces dominamos la situación con el fútbol, ​​a veces con valentía y respeto por nosotros mismos, pero el objetivo se logró, que era lo mínimo que podíamos hacer.

En este sentido la gente fue importante, en el viaje te conmovió ver tanta gente que te apoya. Lo bueno es que hicimos todo lo que había que hacer para sacar adelante esta situación y eso asustó tanto a la afición. No sé si otra salida porque no soy ídolo de Colo Colo ni nada, pero lo dejé solo, intenté dar lo mejor de mí en lo último que tenía que jugar y el entrenador me dio mucha confianza. Me fui con título o no, esas cosas ya están en un segundo plano, me fui con tranquilidad. Luego de eso, la calma rápidamente se transformó en alegría, como había firmado con Coquimbo unos días después, quería regresar y a pesar de cómo aterricé en Colo Colo ya había dicho que regresaría a Coquimbo.

Podíamos haber pasado, pero siendo detallistas si se mantenía el cero  de local ante Palmeiras, quizás teníamos chances, pero nos hicieron un gol antes de los cinco minutos y se nos puso cuesta arriba. Son equipos experimentados en Copa Libertadores, tenían a Scolari en ese momento que se maneja a la perfección, yo sentí que nos faltó un escalón más arriba que tenían ellos, eran una potencia a nivel sudamericano. De todas formas siento que dimos pelea para llegar a esa instancia que  era algo que Colo Colo no lograba hace mucho tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here