Óscar Opazo ya está casi listo para estar a punto en su tiempo de recuperación tras cortarse el ligamento cruzado de la rodilla derecha en noviembre del año pasado, lesión que lo dejo fuero de las canchas un largo tiempo.

El Torta a estado fuera buen tiempo y ya está poniéndose a tono para poder pelear un puesto en el equipo de Gustavo Quinteros y cada vez se acerca más, lo que entrega al entrenador albo más alternativas para poder armar su defensa, sobre todo considerando además que el lateral derecho puede cumplir esa misma labor al otro lado de la cancha.

En conversación con los canales oficiales de Colo Colo Ópazo indica que “hoy me encuentro en un momento muy positivo, en el cual estoy en la última etapa de recuperación. En mayo voy a cumplir los seis meses de la operación, entonces puedo cumplir con los plazos para poder reintegrarme al equipo”.

En la mis confía que,  “tuve la misma lesión en Santiago Wanderers hace siete años, pero en la pierna izquierda. Ahora me tocó en la derecha. Afortunadamente no quedé con ninguna secuela en la primera lesión, nunca me molestó ni me imposibilitó de nada”.

“Fue terrible eso, porque no pensé en el momento que fuese tan grave. Hasta llegue a pensar que fue una molestia del momento y que no tenía nada. Después me hice los exámenes y salí muy tranquilo, hasta que me llamó el doctor y se me vino el mundo abajo. Fue un año muy negativo en loa personal y en lo grupal todos sabemos cómo terminó”, añadió.

También le consultaron sobre que se sentía estar fuera estando su equipo peleando por no descender y él dijo que “el hincha colocolino lo sufre mucho. Uno como jugador también, sobre todo que me tocó desde afuera. No hubo saldos positivos en el 2020, pero eso ya lo dejamos atrás y esperamos que en este 2021 empecemos con todo en esta última etapa de la recuperación. Espero ser una opción para el entrenador”.

Pensando en su regreso explica que “sé que tengo que venir desde atrás, porque hay compañeros que lo están haciendo muy bien. Tengo que ganarme nuevamente la confianza del entrenador y ganarme la confianza en los entrenamientos, para así ser una opción para jugar”.

“Han aparecido juveniles que lo han hecho bastante bien, como Jeyson (Rojas) o Dani Gutiérrez. El otro día a los juveniles les tocó un partido muy complicado en Ñublense. La competencia ha sido muy sana y eso me motiva mucho más”, finalizo.

Foto LaTercera