Luciano Arriagada se encuentra con este viernes, 19 años de edad y este regalo recibió la noticia de que será el estándar del frente de Colo Colo, que mañana jugará a Nelson Oyarzun de Chillán a las 18:00, para el Campeonato Nacional.

La historia de Canterano Albo es una plaga de esfuerzo, porque le dijo que en el área de sangre de Cácigos de Colo Colo. «Nací y me levanté en Lata, todos estamos en la familia por ahí, mi padre es menor y cambiamos varios lugares para eso, el fútbol siempre ha sido inculcado en la casa, mi padre insistió en que juego y obviamente no lo hice. Al igual que el fútbol, acompañarme por todas partes «, dijo el atacante.

«Viví en Calama, fui a una escuela de Coprello, tenía 9 años. Luego, un trabajo salió a Santiago a mi padre y me pidió que probara a Colo Colo. Acabo de jugar a Colo Colo. El principio no era un entrante, no me dijeron, pero siempre estuve con la felicidad de jugar al fútbol «, agregó la promesa de notación.

Hasta que finalmente tuviera la confianza que todavía estaba esperando. «En Sub 13, el cubo de Salvatierra me dio la oportunidad de ser un entrante y no lo dejé. Luego, con Pablo Gueede, viví una película, tenía 15 años y yo estaba en el primer equipo. Ahora es diferente, yo Siente un campus sobre el campus «, agregó la regla.

Luego, él podría vivir el sueño del niño, cuando anotó su primer gol en octubre pasado, mientras estaba antes de hacer su debut de Gustavo Quinteros antes de Coquimbo y poner 2-2 en el último minuto. «Fue hermoso y tengo los recuerdos más hermosos. Viajé a Coquimbo y no podía estar con mi madre que era el cumpleaños, pero le dije que si ingresaba, iba a darle un regalo a un regalo. Es el Lo más hermoso. Cuando viví en mi carrera hasta ahora «, recordó.

Finalmente, Arriagada manifiesta que «yo siento la camiseta como hincha, me crié acá en Colo Colo y le doy las gracias a todos los que me apoyan en redes sociales o cuando me ven. Quiero sumar más minutos, hacer goles y demostrar de lo que soy capaz».

Foto LaTercera