Julio Bascuñán tuvo una actuación polémica en el encuentro entre Perú y Brasil en la segunda jornada de la clasificación sudamericana para el Mundial 2022 en Qatar.

El árbitro chileno anotó dos penaltis por el scratch, no siendo el segundo tan claro como el primero. Ni las cámaras ni el VAR no pudieron ver la piscina de Neymar, pero Bascuñán tomó la pena máxima y dejó en llamas a la afición peruana.

Tras el pitido final, el árbitro nacional recibió todo tipo de insultos y quejas mientras Casemiro hablaba con la prensa local. Allí, el centrocampista del Real Madrid dio un paso al frente para defender al juez y pidió respeto al árbitro sudamericano.

Tras el pitido final, el árbitro nacional recibió todo tipo de insultos y quejas mientras Casemiro hablaba con la prensa local. Allí, el centrocampista del Real Madrid dio un paso al frente para defender al juez y pidió respeto al árbitro sudamericano.

Finalmente Casemiro comparó la situación en Nacional de Lima con lo que ve en el fútbol europeo: «Nosotros en Sudamérica somos siempre los mismos. En Europa, nosotros en Europa, esto es muy difícil. Siempre puede pasar porque la gente es así. Pero en América del Sur debemos tener un poco más de respeto por los árbitros «.

Foto AmericaTV