hile perdió ante Uruguay al comienzo de la ronda de clasificación contra Qatar en 2022. Fue un 2-1 a favor de La Celeste con goles de Luis Suárez (penalti) y Maxi Gómez (fin de partido). Descuento Alexis Sánchez.

Más allá del resultado, el sabor amargo que dejó en La Roja fue el siguiente: el equipo de Reinaldo Rueda se levantó muy bien y cuando aún estaban 1-1, el árbitro de compromiso, el paraguayo Éber Aquino, utilizó un criterio completamente diferente al de Die. Sebastián Vegas fue sancionado a favor del local por despedir una mano de Sebastián Coates que bien pudo haber sido la victoria. Al final con las manos vacías.

Y el siempre correcto José Pedro Fuenzalida se olvidó de este papel de medida para desahogarse en las buenas «pestañas» chilenas y cargar al árbitro con todas las flechas sin mencionar su nombre.

“Nos hicieron daño y no fue una coincidencia. Hubo poco juicio por parte del hombre de amarillo que lideró hoy. Este grupo y lo que hicieron hoy merecen un mejor resultado ”, disparó el capitán de la Universidad Católica sin filtros ni dobles lecturas y no por temor a una posible sanción, como ya había aprendido Manuel Pellegrini en España cuando estaba remitido al VAR con expediente disciplinario.

la actuación de sus compañeros que hicieron sus primeras armas en rojo, como Francisco Sierralta, Sebastián Vegas y Nicolás Díaz, quienes, junto a Paulo Díaz, formaron una última línea inédita que nunca chocó en el siempre complicado Centenario.

“Estaba feliz por todos los que debutaron, mucha personalidad, hicieron un buen partido, un equipo bien establecido que hizo las cosas bien y eso me deja tranquilo sobre lo que vendrá. Hay un suplente y han demostrado que hay una generación detrás que puede hacer las cosas de muy buenas maneras”, concluyó Chapa.

Foto Dalealbo